Cómo empezar un negocio desde cero en 10 pasos - Una Vida Online

Cómo empezar un negocio desde cero en 10 pasos

Pau Forner Navarro

Escrito por Pau Forner

Última actualización 11 septiembre, 2022

Empezar un negocio es laborioso y requiere constancia además de una buena dosis de paciencia, pero también puede resultar una de las experiencias más gratificantes de tu vida.

En la última década he creado hasta ocho negocios distintos. Y mi principal aprendizaje ha sido que, aunque creas que no lo necesitas porque ya lo tienes claro, hagas el esfuerzo de planear y definir previamente tu estrategia de negocio.

De lo contrario, probablemente termines creando un negocio tal y como a ti te gustaría, pero no el que tus clientes necesitan.

Como empezar un negocio

Así que para ayudarte a prevenir los errores más habituales y que dispongas de una hoja de ruta, he preparado esta guía con los 10 pasos fundamentales para que lances tu negocio con las mayores garantías de éxito.

1. Define tu idea de negocio

Empieza preguntándote ¿qué necesidad vas a solucionar? Piensa en un problema o aspiración común a un grupo de personas, y después realiza una serie de comprobaciones para validar si sería rentable.

Ten en cuenta que crear una empresa es un proceso en el que vas invertir tiempo, dinero y mucha ilusión. Y aún así, en España más de la mitad de los emprendedores fracasan en su primer proyecto. El motivo principal suele ser que no han estimado bien la demanda que tendrá su idea de negocio, algo con lo que hay que tener cuidado.

Para orientarte, vamos a ver los tipos de negocio más habituales en los que podría haber una buena idea esperándote.

¿Qué tipos de negocios existen?

Hay muchos modelos de negocio: presenciales o no, que requieren conocimientos técnicos o no, etc. Dependiendo de tus objetivos te encajará mejor uno u otro.

1. Consultorías

Si tienes conocimientos o habilidades específicas, puedes venderlas como servicio en consultorías o mentorías. Tu cliente comprará tu tiempo, en el que le darás las claves y herramientas para solucionar un problema en una especialidad que tú dominas.

PROS
  • Ganas dinero gracias a tus conocimientos
  • Puede ser presencial u online
CONTRAS
  • Difícilmente escalable
  • No es pasivo: cambias tiempo por dinero

2. Franquicias

Esta es una forma de emprender sin crear una empresa. Consiste en adquirir el derecho de explotar una marca con un modelo de negocio ya creado.

Como franquiciatario, te comprometes a pagar una cantidad por utilizar la marca bajo las condiciones indicadas en el contrato. Por su parte, el franquiciador te da facilidades: formación, asesoramiento, materiales de marketing, etc.

PROS
  • No empiezas desde cero
  • Es un modelo de negocio ya testado
CONTRAS
  • No puedes salirte de las políticas de la marca
  • Requiere una inversión inicial

3. Comercios

La forma tradicional de negocio para quien quiere vender productos es abrir un comercio o una oficina si vende servicios.

Aunque estamos en un momento de proliferación de los negocios digitales, la tienda física no va a desaparecer. Sigue siendo una opción para muchos que prefieren el contacto personal o necesitan la presencialidad para desarrollar su actividad (por ejemplo, un mecánico o un dentista).

PROS
  • Trato directo con el cliente
  • Es indispensable para algunas actividades
CONTRAS
  • Gastos elevados

4. Ecommerce

Es un comercio, pero en versión online. Con un ecommerce puedes vender tus productos globalmente y los gastos de creación y mantenimiento son mínimos, comparado con un comercio físico.

PROS
  • Mayor alcance
  • Menos costes
CONTRAS
  • Necesitas familiarizarte con las herramientas digitales

5. Software como servicio (SaaS)

Es un tipo de negocio que consiste en ofrecer soluciones tecnológicas, accesibles normalmente por suscripción o membresía.

Seguro que tú mismo estás suscrito a alguna plataforma o software y pagas por utilizar el servicio. ¿Te suenan Netflix, Paypal o Spotify? Si tienes habilidades de programación y encuentras el hueco, esta es una gran oportunidad de negocio.

PROS
  • Muy escalable
  • Una vez lanzado, solo requiere mantenimiento
CONTRAS
  • Necesitas conocimientos técnicos de alto nivel

6. Servicios digitales

Hay muchas profesiones que no necesitan ser presenciales y pueden digitalizarse de manera muy sencilla. Ofrecer servicios online es un modelo de negocio que permite ampliar tu radio de acción y vender en (casi) cualquier lugar, mientras el idioma no sea una barrera.

Es un modelo habitual para profesiones relacionadas con el marketing, como diseñadores, copywriters, community managers, asistentes virtuales, creadores de contenido, etc.

PROS
  • Te permite trabajar sin horarios fijos
  • Tu negocio va contigo: solo necesitas conexión a internet
CONTRAS
  • Requiere disciplina y organización

Pasos para definir tu idea de negocio

¿Empezamos a darle forma? Veamos qué debes tener en cuenta antes de lanzarte a emprender.

Valora tus conocimientos y pasiones

El negocio ideal para ti debería combinar tres factores:

  • cosas que sabes hacer
  • cosas que te gusta hacer
  • cosas por las que la gente está dispuesta a pagar

Te pongo un ejemplo: Ester disfrutaba en el jardín de sus padres con las plantas, experimentando con sus propiedades y aromas.

Como hobby, empezó a crear perfumes y productos de belleza. De esa afición casual nació Mon Aroma, una empresa de productos de cosmética natural libres de tóxicos.

Analiza tus fortalezas y debilidades 

El siguiente paso es analizar cuáles son los puntos fuertes y débiles de tu idea de negocio, para validarla y saber dónde vas a tener que esforzarte más.

Un método muy práctico es el análisis DAFO: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

Por ejemplo, imagínate que quieres crear un ecommerce de cosmética natural como Mon Aroma. Un posible análisis DAFO podría ser:

  • Debilidades (aspectos negativos internos): son productos artesanos, poca capacidad de producción
  • Amenazas (situaciones externas desfavorables): hay otras marcas más grandes, con más inversión publicitaria y más alcance
  • Fortalezas (ventajas competitivas internas): productos de distribución exclusiva
  • Oportunidades (circunstancias favorables en el entorno): la cosmética natural está de moda y un público dispuesto a pagar por ella
En este artículo encontrarás un ejemplo de análisis DAFO para el lanzamiento de un negocio.

Define tu idea u oportunidad de negocio 

Llegados a este punto hay que concretar tu idea de negocio. Responde a estas 3 cuestiones:

  • Qué: define cuál va a ser tu producto o tu servicio de manera sencilla
  • A quién: define a qué público va dirigido, quiénes van a ser tus potenciales compradores
  • Por qué: define las razones por las que el mercado necesita tu producto o servicio

2. Estudia el mercado y la competencia

Mucha gente se frustra cuando comprueba que otros negocios han tenido la misma idea. Pero la realidad es que suele ser la mejor validación de que existe demanda y un mercado por explotar.

En este punto, es importante analizar qué están haciendo otras empresas del sector en el que quieres emprender y pensar de qué forma podrías diferenciarte y superarlas.

Evalúa el comportamiento del mercado

Conocer las tendencias del mercado puede darte muchas pistas. Para eso tienes una herramienta muy útil y gratuita: Google Trends.

Google Trends te permite saber qué buscan los usuarios, en un determinado país y en un tiempo concreto. Sirve para un primer contacto con los intereses del público, saber por ejemplo si la tendencia de búsquedas va a alza o no, o si varían según la época del año.

Para eso solo tienes que:

  • Entrar en Google Trends
  • Introducir el término de búsqueda. En este caso, he probado con “cosmética natural”
  • Seleccionar el marco temporal

Incluso puedes introducir más términos para comparar. Por ejemplo, si añadimos “cosmética coreana” y “cosmética casera”, vemos que “cosmética natural” presenta un mayor interés y volumen de búsquedas.

Estudia a la competencia

Identificar a la competencia y sus estrategias te ayudará a encontrar tu lugar y ver si hay hueco en el sector.

Un análisis básico pasa por responder a preguntas como estas:

  • ¿Qué negocios son tu principal competencia? Búscalos y estudia si es un sector demasiado saturado
  • ¿Qué productos ofrecen? Piensa si los tuyos pueden diferenciarse en algún punto
  • ¿Cuáles son sus calidades y precios? Podrías probarlos tú mismo para hacerte una idea de la relación calidad-precio
  • ¿Tienen una imagen de marca fuerte? ¿Presencia en redes sociales? ¿Sus seguidores interactúan y reaccionan a sus publicaciones? Deberás potenciar tu marca para superarlos
  • ¿Puedes mejorar lo que están haciendo? Una experiencia de usuario superior te daría ventaja

En el caso de Mon Aroma, podrías analizar la web de Freshly Cosmetics, que también vende ese tipo de productos y ver cómo puedes hacerlo mejor que ellos.

Página web de Freshly Cosmetics

Por ejemplo, verás que Freshly ha optado por una imagen muy corporativa, mientras que Mon Aroma conecta de forma mucho más personal con su público, con fotos de la creadora de la marca y un “Sobre mí” en el que cuenta su historia.

Página web de Mon Aroma

Si tú quieres competir con ambas una forma de diferenciarte podría ser, por ejemplo, especializarte en una franja de edad concreta, algo que ninguna hace.

Crea tu buyer persona

Tu comprador ideal, buyer persona o avatar, es una representación ficticia de tu cliente perfecto. Tienes que saber cómo es para poder dirigirte a él en todas tus acciones de marketing. Así podrás crear contenidos y mensajes para que tu público entienda que tú eres la solución a su problema.

Cuanto más afines creando tu buyer persona, tu cliente se sentirá más identificado con el mensaje y pensará: claro, eso es justo lo que me pasa a mi, y lo que me están ofreciendo me va a venir genial. 

Hay algunas técnicas para dibujarlo:

Investiga

  • ¿Cómo es? ¿Qué edad y género tiene? ¿Soltero o casado? ¿Hijos? ¿Estudios? Lo ideal en estos casos es preguntar directamente, por ejemplo haciendo encuestas en tus redes sociales o a través del email.
  • Cuanto más sepas, más podrás hablarle de tú a tú.

Segmenta

  • Crea grupos con características similares a los que les puede interesar tu producto.
  • Por ejemplo, Mon Aroma tiene un sérum regenerante y antiarrugas, y también una línea de cosmética masculina. ¿A que ves claro que cada uno tiene un perfil de cliente diferenciado?

Elabora un perfil

  • Hasta ahora tienes datos, lo siguiente es rellenar los huecos para darle una personalidad.
  • Trata a tu buyer persona como si fuera una persona real (invéntate un nombre, incluso).

Define sus deseos y sus puntos de dolor

  • ¿Qué le preocupa, qué es lo que le gustaría conseguir?
  • En el caso de Mon Aroma, son personas a las que no solo les preocupa el aspecto estético, sino también cuidar el planeta.

En conclusión, ¿Cómo crees que sería el buyer persona de un negocio de cosmética natural? A rasgos generales, sería una persona (sobre todo mujeres) que cuida su salud, se preocupa por el medio ambiente y está dispuesta a gastarse un poco más a cambio de un producto de calidad.

3. Elabora un plan de negocio

Un plan de negocio te va a permitir tener la visión total de tu proyecto. Además, es lo primero que vas a necesitar si pretendes conseguir financiación. Veamos en qué consiste y cuáles son sus apartados.

Describe tu negocio y su gestión

¿Qué vas a hacer y cómo? Para poner en marcha un negocio hace falta trazar un plan de operaciones que describa los aspectos técnicos relacionados con la producción y los procesos organizativos de tu negocio.

Por ejemplo, en el caso de un ecommerce como Mon Aroma, el plan de operaciones debería contener información sobre:

  • Tipo de productos: diseño y descripción del producto
  • Cómo los vas a fabricar: estrategia y proceso de producción
  • Cuáles son los detalles logísticos: almacenaje, envío

Define tu estrategia de marketing

¿Cómo piensas dar a conocer tu producto o tu servicio? ¿Cómo vas a persuadir a tus potenciales clientes? Necesitas un plan de marketing básico para arrancar. Empieza por aquí:

A. Crea una web

Es recomendable crear una web para que sea tu tarjeta de presentación las 24 horas del día, mostrando tus servicios y productos y facilitando que los usuarios interesados contacten contigo.

B. Pon en marcha tu estrategia de contenidos

Crea un blog en el que empieces a publicar contenidos relacionados con tu actividad. Es una forma lenta pero segura de empezar a posicionar tu página en Google con las palabras clave que te interesan y generar tráfico.

Por otro lado, identifica las redes sociales en las que se mueve tu público. Crea un calendario para subir publicaciones con regularidad. Así captarás seguidores a los que les guste lo que ofreces. Si la información que ofreces es valiosa, te ganarás su confianza.

Para profundizar en este punto te recomiendo esta guía sobre el marketing de contenidos.

C. Capta leads

Crea un plan para conseguir que los visitantes se suscriban a tu lista de correo. Puedes ofrecerles algo a cambio, lo que se conoce como lead magnet, como algún contenido que les pueda interesar mucho.

Al tener el email de esos contactos puedes enviar mensajes mucho más personalizados y aumentar la confianza y cercanía con tu marca. Además, te permitirá implementar estrategias de email marketing.

Lead Magnet de Mon Aroma

D. Promociona

Para darle un empujón a tu negocio en los primeros momentos, no descartes pagar por publicidad. Los anuncios en redes sociales (Social Ads), por ejemplo, son un gran escaparate y te pueden hacer crecer al principio, que es cuando más lo necesitas.

Establece un plan financiero

Y llegamos a un tema crucial, posiblemente el que más preocupa a todo emprendedor: el dinero.

Para hacer una previsión financiera sólida no hace falta tener un máster de empresa. Basta con tener sentido común y seguir determinados pasos. Estos son los más importantes:

  • Previsión de ingresos: calcula cuáles esperas que sean los ingresos mensuales durante el primer año y luego haz una proyección para los siguientes tres.
  • Cuenta de resultados: un resumen de ingresos, gastos y beneficios es fundamental para estimar si tu negocio será viable.
  • Flujo de caja: una proyección de la cantidad de dinero que esperas que entre y salga de tu negocio. Con este informe, un inversor puede determinar el riesgo de tu proyecto.
  • Umbral de rentabilidad: deberás calcular cuándo crees que tu negocio empezará a ser rentable.

Prepara bien tu plan financiero porque te puede abrir la puerta a posibles inversiones (más adelante te detallaré este punto). Así que si crees que necesitas ayuda de un contable profesional, pídela.

Crea el resumen ejecutivo

El resumen ejecutivo es una visión general del negocio y de sus objetivos.

Debe ser un documento breve, no más de dos hojas. Es habitual que un posible inversor te pida primero el resumen ejecutivo. Luego, si lo que ha visto le parece interesante, quiera ver el plan completo del negocio, que ya contiene datos financieros más detallados.

En el caso de Mon Aroma, la base podría ser algo así:

  • En qué consiste el producto o servicio: gama de cosméticos formulados exclusivamente con ingredientes naturales.

  • Qué necesidad resuelve: cuida la piel y mejora el aspecto de las personas concienciadas con la sostenibilidad y la ecología.
  • Breve definición del público objetivo: hombres y mujeres en España de entre 30 y 60 años. Perfil socioeconómico medio/alto, comprometidos con el cuidado del medio ambiente y dispuestos a pagar un precio premium por ello.
  • Descripción del equipo de personas: en este caso es una marca pequeña, gestionada por una sola persona. Sin embargo, a medida que el negocio crece, hará falta alguien para atención al cliente, gestión de envíos, etc.
  • Resumen de las necesidades de financiación: negocio autofinanciado (bootstrapped), donde la mayor parte de la inversión inicial recae en la compra de materia prima para la elaboración de los cosméticos.

4. Financia tu negocio

¿Cómo conseguir dinero para empezar? Hay varias posibilidades:

  • Autofinanciación: usa tus ahorros para montar tu negocio, ganarás autonomía y evitarás las deudas.
  • Amigos o familia: son la segunda fuente de financiación más habitual. Si recurres al FFF (Friends, family and fools) deja muy claras las condiciones antes para evitar problemas.
  • Crédito bancario: Tendrás que ir a tu banco y presentar un plan de negocio muy bien elaborado para que el banco te conceda un préstamo.
  • Crowdfunding o micromecenazgo: Son pequeñas aportaciones colectivas disponibles a través de plataformas como Patreon.

  • Business angel: son inversores con capital disponible y abiertos a ponerlo en empresas en las que vean una clara rentabilidad futura. Los “ángeles” a menudo piden implicarse en el proyecto para vigilar su inversión.
  • Venture capital o capital riesgo. Son fondos de inversión que están con el radar puesto a la búsqueda de empresas con gran potencial de crecimiento.
  • Subvenciones: consulta siempre qué ayudas están disponibles para la creación de nuevas empresas, tanto por parte del Gobierno central como en tu Comunidad Autónoma.

Porque, ¿Cuánto cuesta poner en marcha un negocio?

Depende de muchos factores pero el principal es si será un negocio offline u online. Veamos ambos casos con un comercio:

¿Cuánto cuesta crear una tienda offline?

Pongamos el ejemplo más sencillo: una tienda de mediano tamaño en tu ciudad, sin necesidades específicas de equipamiento o producción.

  • Cuota de autónomos/Seguridad Social: si empiezas de cero, en España tienes bonificaciones los dos primeros años. Después serán unos 300 euros al mes.
  • Alquiler: en función de la ciudad y la ubicación, los precios varían muchísimo. Calcula que rondará los 1.000 euros mensuales (a lo que deberás sumar otros gastos como los de gestión o depósito).
  • Acondicionamiento: preparar el local, suponiendo que no necesite grandes reformas, unos 3.000 euros.
  • Equipamiento: necesitarás mostradores, expositores, estanterías, iluminación, decoración, equipo informático básico, un rótulo… Calcula unos 6.000 euros.
  • Stock: necesitas un número mínimo de existencias para que la tienda resulte atractiva. Puede suponer una cantidad importante, aunque dependerá del producto que vendas.
  • Servicios: tienes que pagar luz, agua, impuestos, telefonía e internet, algunas herramientas digitales… Pongamos 500 euros mensuales.

¿Has ido sumando? Como poco, el arranque te va a costar alrededor de 12.000 euros, sin contar el inventario.

¿Cuánto cuesta crear una tienda online?

Los negocios online no necesitan una tienda física abierta al público. Muchos emprendedores trabajan en casa, ahorrándose ese gasto. Eso ya marca una diferencia importante.

Además, al no tener los productos expuestos, no necesitas acumular stock y puedes ir comprando lo que necesites en función de la demanda.

Para crear una tienda online básica necesitas:

  • Cuota de autónomos/Seguridad Social: En España ronda los 300 euros al mes, aunque hay bonificaciones si estás empezando.
  • Una web: dominio, alojamiento, plantillas, unos 300 euros. Si tienes que contratar un diseñador y un copywriter para los textos, súmale unos 2.000 euros mínimo.
  • Herramientas digitales: pongamos una media de 3 para empezar: para gestionar redes sociales, para facturar y para gestionar el email marketing. Unos 200 euros al mes.

Claramente, emprender online es mucho más asequible. 

Gastos (aproximados)Tienda offlineTienda online
Autónomos / Seguridad Social300€ / mes300€ / mes
Alquiler1.000€ / mesX
Acondicionamiento3.000€X
Equipamiento / Herramientas6.000€200€/mes
Compra de stock6.000€X
Servicios500€ / mesX
WebRecomendable2.000€
Inversión mínima16.800€2.500€

5. Construye la base de tu negocio

En algunos proyectos puedes trabajar tú solo, en otros vas a necesitar colaboración para poder funcionar.

Elegir bien quiénes van a ser tus colaboradores puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Pero ¿Cómo saber si estás rodeándote de las personas adecuadas?

Crea tu equipo de trabajo

Rodéate de personas colaboradoras, eficientes y bien coordinadas.

Es importante que definas correctamente los procesos de trabajo, que cada persona sepa lo que se espera de ella y que cuente con las habilidades necesarias para ello. Estas son las tres que considero esenciales:

  • Capacidad para trabajar en equipo. Colaborar es mucho más productivo que ir de “lobo solitario”. Los trabajadores que no son capaces de integrarse acaban dando problemas.
  • Flexibilidad para adaptarse a los cambios. Un proyecto que empieza irá ganando velocidad sobre la marcha. Al principio habrá ajustes y es importante recibirlos bien.
  • Compromiso. ¿Les gusta el proyecto? ¿Están dispuestos a dar lo mejor y un poco más? Emprender en equipo requiere que todos “se enamoren” de la idea.

A ti te corresponde liderar un proyecto, lo que implica que te comuniques bien, marques directrices y asignes responsabilidades.

Contacta con proveedores y vendedores

Hoy por hoy, es muy habitual externalizar determinados servicios, subcontratándolos a empresas especializadas.

El outsourcing es una buena opción para delegar sobre todo las tareas que no tienen que ver con la actividad principal de tu proyecto: la contabilidad, la facturación, la atención al cliente, etc.

Hay cantidad de plataformas donde puedes encontrar a un freelance para la tarea que necesites, como:

Ventajas

  • Externalizar es más económico que poner a una persona en plantilla.
  • Contratas especialistas y aseguras un buen resultado, especialmente en tareas complejas.
  • Evitas pagar herramientas y/o equipo específico que ofrecen la empresa o freelance especializado.
  • Puedes centrarte en tu actividad principal.

Desventajas

  • Eres un cliente más entre muchos. No esperes compromiso exclusivo o trato personalizado.
  • Los proveedores no se integran en tu filosofía de empresa.
  • La comunicación diaria puede ser complicada.
  • No hay seguimiento salvo en contrataciones recurrentes.

Por otro lado, si tu negocio será digital lo mejor es apoyarte en recomendaciones de especialistas para saber elegir a tus proveedores. Para empezar, puedes revisar esta guía para elegir una plantilla de WordPress y este ranking con los mejores servicios de hosting.

6. Estructura legal y fiscalmente tu negocio

Antes de salir al ruedo, hay que poner los cimientos legales y elegir una forma jurídica.

La identidad legal de tu empresa define aspectos como la aportación económica de cada socio o la responsabilidad legal que se adquiere (por ejemplo, en caso de pérdidas, el tipo de sociedad determina si vas a tener que respaldarla con tu patrimonio personal o no).

Estas son las formas jurídicas más comunes:

Autónomo

Constituirse como autónomo o trabajador por cuenta propia es la fórmula más habitual para el autoempleo.

Para ser autónomo en España tienes que:

  • Darte de alta en la Seguridad Social. A partir del inicio de la actividad, tienes un plazo de 30 días para darte de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), cumplimentando el modelo TA521. Deberás elegir un código CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) que defina tu actividad y tu base de cotización para empezar.

PROS
  • Rapidez: requiere menos trámites que una sociedad
  • Es más económico, no necesita capital inicial
  • Hay bonificaciones los primeros meses
CONTRAS
  • Como empresario individual, respondes frente a terceros con todo tu patrimonio

Sociedad Limitada (SL)

Hay muchos tipos de sociedades mercantiles, así que voy a ir directo al grano hablándote de la más utilizada: la Sociedad Limitada.

Aquí puedes ver los pasos necesarios para crear una SL. Te hago un resumen rápido:

  • Necesita un capital social mínimo de 3.000 euros, que se dividen en participaciones entre los diferentes socios.
  • La responsabilidad se limita a esa cantidad y no se responde con capital personal.
  • Tienes que solicitar un nombre en el Registro Mercantil y obtener el Certificado Negativo de Denominación Social para reservarlo durante 6 meses. Para que sea finalmente tuyo, tienes que registrarlo ante notario.
  • Hace falta redactar los Estatutos Sociales. Es un documento que especifica la estructura de la SL, el funcionamiento interno, la actividad, el reparto de participaciones, etc. Hay que constituir la sociedad mediante escritura pública, o sea, ante notario.
  • El alta en Hacienda se realiza mediante el registro en el IAE (Impuesto de Actividades económicas). Tributa por el Impuesto de sociedades, al 25% (no obstante, hay incentivos para emprendedores que rebajan este porcentaje durante los primeros meses).

En cualquier caso, puedes comenzar como autónomo y constituir una SL más adelante para tener mejores condiciones fiscales.

PROS
  • No se responde con patrimonio propio.
  • Es la fórmula apropiada si te vas a asociar con otra u otras personas.
CONTRAS
  • Si pretendes atraer inversores no es la mejor opción (hay que traspasar participaciones).

Por último, y dependiendo del tipo de negocio, puede que necesites una licencia específica o un seguro adicional, así que no olvides revisar la normativa aplicable en tu sector. Por ejemplo, si vendes productos de alimentación deberás cumplir unos requisitos diferentes a los de una tienda de cosmética.

7. Desarrolla una identidad corporativa

La identidad corporativa de un negocio es el conjunto de factores que hacen que tu marca sea reconocible y única frente a otras. Se refiere sobre todo a la parte visual, pero se extiende también a aspectos intangibles, como los valores que representa.

Estos son los 3 primeros pasos para empezar a desarrollar la identidad corporativa de tu empresa:

Escoge el nombre de tu negocio

Para encontrar y elegir el nombre de tu marca, recuerda que debe ser:

  • Fácil de recordar. Huye de los nombres muy largos o difíciles de pronunciar.
  • Descriptivo. Que sugiera algún aspecto de los beneficios que aporta tu marca.
  • Actual. No llames a tu negocio Bar Maypi, Asesoría Hnos. Gómez o Champú Rizo’s. Son modas que quedaron muy atrás.
  • Con una historia que contar. Si el nombre elegido tiene una historia detrás, te será más fácil generar empatía con tus clientes.

Fíjate en Mon Aroma y trata de encontrar en su nombre todas las características anteriores. Te doy una pista: mon tiene doble significado. A ver si lo averiguas (y, si no, puedes leerlo aquí)

Y cuando tengas el nombre de tu negocio, ve a la Oficina Española de Patentes y Marcas y regístralo. De ese modo tienes el derecho exclusivo para utilizarlo con fines comerciales y te blindas ante posibles problemas futuros.

Define la identidad visual

Los aspectos de la marca que (literalmente) entran por los ojos (desde un post de Instagram hasta unas tarjetas de visita) deben tener una unidad visual para que te reconozcan al instante.

¿Cómo hacerlo?

1. Crea un logotipo

Será la presentación de la marca y debe ser capaz de transmitir un mensaje. Un buen diseñador gráfico sabrá captar la esencia y adaptar tu logo para utilizarlo en diferentes formatos y plataformas.

2. Elige tipografías y paleta de color

Los tipos de letra que elijas deben servir para organizar y jerarquizar la información. Quédate con dos o tres fuentes que sean legibles y claras. Es importante que se adapten al tipo de negocio: por ejemplo, no elijas una letra tipo “salón de té” para un negocio tecnológico.

Haz lo mismo con los colores corporativos. Elige una paleta de colores y utilízalos para todas las creatividades.

Fíjate en la unidad visual de Mon Aroma (tipografía, colores, fotos)

3. Selecciona las imágenes

Utiliza para tus publicaciones fotografías con colores similares o selecciona un filtro y utiliza el mismo siempre, para que todo tenga una misma apariencia.

Fíjate, por ejemplo, en la web de Mon Aroma. El logo incluye un elemento vegetal para subrayar el nombre. La selección de colores sigue un patrón y transmite serenidad con elementos naturales. Se puede decir que la identidad visual refuerza la personalidad de la marca.

Determina cómo se va a comunicar tu negocio

El último paso es diseñar cómo va a ser la comunicación. Si en el punto anterior hablamos de identidad visual, fijémonos ahora en la identidad verbal.

Para eso, ten muy en cuenta a quién te diriges para definir la voz y el tono de la marca.

¿Vas a vender chanclas de diseños surferos? Comunícate en un lenguaje fresco y desenfadado, incluso con un tono algo poco provocador e irreverente.

Pero si vendes por ejemplo planes de pensiones o seguros, necesitas un tono neutro que provoque empatía y confianza.

Ejemplo de tono gamberro e irónico en una tienda online para inconformistas

8. Construye tu base de datos de clientes

Ya estás casi listo pero… ¿Dónde están los clientes? Y, lo más importante, ¿Cómo puedes conseguir que se fijen en tu nuevo negocio y decidan comprar?

Necesitas un plan efectivo para convertir prospectos en clientes a medio/largo plazo y… un poco de paciencia. Si trabajas bien, conseguirás no solo ganar clientes, sino fidelizarlos.

Cómo encontrar tus primeros clientes

Captar clientes desde cero lleva tiempo, pero puedes acelerar el proceso con estas estrategias:

1. Asiste a eventos

El networking dentro de tu sector hará que tu nombre empiece a sonar, y en este tipo de eventos puedes conocer a empresas que necesiten proveedores o colaboradores.

Te aconsejo que no vayas con actitud de cazador de clientes porque puede causar el efecto contrario. En cambio, la disposición de ayudar y establecer colaboraciones beneficiosas para todas las partes da resultados.

2. Pide que te recomienden

Es una estrategia “de las de siempre” que sigue funcionando. Para ampliar tu círculo de influencia, pide a quienes te conozcan que te recomienden, o que te den nombres de posibles clientes.

En cuanto empieces a rodar, puedes crear un programa de referidos, con algún incentivo para quien te pase clientes.

Ejemplo de programa de afiliación en una tienda online

3. Utiliza las redes sociales

Todo el mundo las usa, así que aquí puedes darte a conocer y captar nuevos clientes. Para eso debes crear una estrategia de contenidos sólida, publicar regularmente y con calidad. Incentiva la participación con concursos o sorteos y pon en marcha campañas para captar leads.

4. Trabaja el email marketing

Una vez consigas leads, no los abandones. Crea un embudo de ventas y acompaña al posible comprador con emails, enviándole contenidos que le interesen para aumentar su confianza en ti y llevarle poco a poco hasta la compra.

5. Aprovecha el poder de la oferta

No hay nada más atractivo que un descuento, un regalo o una oferta que no se pueda rechazar. Crea un programa con propuestas atractivas para incentivar a los primeros clientes.

Automatiza tus procesos para ganar tiempo y dinero

Para optimizar tu búsqueda de clientes puedes automatizar o delegar algunos de estos procesos. Ahorrarás tiempo, dinero y podrás abarcar a muchos más potenciales clientes.

  • Si delegas, céntrate en aquellas tareas en las que realmente eres bueno y deja que otros se ocupen del resto.
  • Si automatizas, vigila de tanto en tanto que todo funciona correctamente.

Estas son 5 funciones que puedes automatizar con herramientas digitales.

  1. Tus publicaciones en redes sociales. No vayas al día. Dedica un tiempo a programar tus posts y luego preocúpate solo de interactuar o responder cuando toque. Una herramienta top para eso es Hootsuite.

  1. La contabilidad. Una aplicación como Billin te permite emitir facturas de manera rápida, además de crear proformas y presupuestos o gestionar la cartera de clientes. Quaderno además te permite calcular los impuestos.
  1. La programación de citas y reuniones. No pierdas tiempo enviando y recibiendo emails para concertar una cita. Usa Calendly y que tus clientes hagan una reserva en los horarios disponibles. La app incluso envía recordatorios para que nadie se despiste.
  1. El envío de emails. Programa los correos electrónicos con Mailchimp, gestiona tus leads y analiza tus campañas para sacarles el máximo rendimiento.
  1. La atención al cliente. Implementa un chatbot en WhatsApp o Telegram, como AgentBot o Cliengo, para responder preguntas de los usuarios de forma automática, mejorar su experiencia y no perder ventas por no atender al momento.

9. Haz crecer tu negocio

¡Llega el momento del despegue! Una vez lances tu negocio, tus esfuerzos deberán centrarse en dos aspectos:

  • Ganar visibilidad
  • Ganar tráfico

Son dos caras de la misma moneda. Ganar visibilidad es equivalente a escalar posiciones en Google para que, cuando los usuarios hagan búsquedas tu sitio web aparezca, al menos, entre los diez primeros resultados. 

Y cuanto más arriba estés, más posibilidades tienes de captar tráfico, es decir, visitas que son posibles clientes.

Esto puedes hacerlo básicamente de dos maneras: gratis (consiguiendo tráfico orgánico) o con publicidad (logrando tráfico de pago). Vamos a ver en qué consiste cada una de ellas.

Utiliza el SEO para mejorar tu posicionamiento en Google

Llamamos SEO (Search Engine Optimization) al conjunto de técnicas que hacen posible que los motores de búsqueda reconozcan tu sitio web, lo eleven en las SERP o resultados de búsqueda y aumente el tráfico orgánico que recibe tu web.

Para eso, tienes que identificar cuáles son las palabras clave que te interesa posicionar y trabajarlas en tu contenido para tratar de que aparezca antes que el de tu competencia. Te recomiendo que hagas pruebas con Google Keyword Planner para empezar a buscar las palabras clave de tu sector.

¿El SEO es gratis? Sí… con matices. Planificar una buena estrategia cuesta tiempo si la haces tú, o dinero si contratas a un consultor externo.

Tampoco es una estrategia rápida , pero es segura. Un SEO bien trabajado y de calidad consigue que “le gustes” a Google, y te premie a medio o largo plazo con buenas posiciones.

Para profundizar en este tema puedes revisar mi guía completa de SEO para principiantes.

Has de saber que mejorar el SEO no es una sola acción, sino la suma de muchas.

Estas son algunas que puedes poner en marcha en tu sitio web (es lo que se conoce como SEO on page):

Estructura y jerarquiza

Los menús de tu web tienen que tener sentido y los textos tienen que estar bien jerarquizados, con títulos que incluyan la palabra clave adecuada sin perder naturalidad.

Por ejemplo, para crear este post vi que la gente buscaba “cómo empezar un negocio” y el Keyword Planner me sugirió “cómo empezar un negocio desde cero”. Para hacerlo más natural, estructuré la información en 10 pasos… y de ahí el título de este artículo.

Presta atención a las metadescripciones

Son los pequeños textos que Google presenta en las SERP. Deben incluir las palabras clave que te interesan, con la longitud correcta para que no se corten (en pc y en móvil) y un texto que invite a seguir leyendo.

Para este post la SERP podría verse así:

Cuida la experiencia de usuario

Cuanto más tiempo permanezca en la página, mejor. No agobies al visitante con excesivas llamadas a la acción, pop ups que saltan a cada rato, publicidad invasiva, etc. Si tienes una tienda, que la pasarela de pago sea sencilla.

Responde a la intención de búsqueda

La gente llega aquí porque está buscando información sobre un tema concreto. Si no se la das se irá… y Google te penalizará. Por eso, no vale escribir artículos enormes pero vacíos, ni encadenar palabras clave tenga o no sentido. El contenido debe ser de calidad, bien redactado y con imágenes adecuadas.

PROS
  • Los resultados se mantienen más tiempo
  • No cuesta dinero
CONTRAS
  • Estas estrategias tardan en dar frutos

Crea campañas publicitarias

Otra forma de conseguir tráfico es colocar anuncios en lugares estratégicos para que los visitantes te vean en primer lugar y hagan clic.

Hay varias maneras de hacerlo:

  • Google Ads. Es la publicidad en buscadores más utilizada (esto es SEM –Search Engine Marketing– o marketing aplicado a los motores de búsqueda). Este tipo de campañas funciona por un sistema de subastas: el precio sube según lo competida que esté la palabra clave que te interesa.
  • Redes sociales. Según dónde esté tu público, elegirás una u otra. Facebook Ads, Youtube Ads, Instagram Ads (que además permite conectar directamente con tu ecommerce), etc. Lo más interesante es que puedes segmentar tus campañas casi al milímetro y elegir a qué público quieres que lleguen en función de su edad, género, ubicación, aficiones, etc.
PROS
  • Es la manera más rápida de conseguir tráfico
  • Pueden tener un buen retorno de la inversión
CONTRAS
  • Cuando se acaba el dinero, se acaban los resultados

Aunque últimamente el marketing online es del que más se habla, no hay que dejar de lado otras fórmulas offline que siguen funcionando muy bien.

Por ejemplo: enviar muestras de productos a clientes seleccionados, participar en eventos locales con algún tipo de patrocinio, publicar contenidos de pago en medios de comunicación, conseguir entrevistas en la radio, invertir en merchandising, poner en marcha cursos o formaciones, etc.

10. Diversifica tus fuentes de ingresos

Un último consejo, ahora que ya has puesto tu negocio a rodar: no te lo juegues todo a una carta. Procura diversificar tus ingresos.

Así, si una de las fuentes falla por el motivo que sea, siempre tienes oxígeno para continuar trabajando y poner en marcha otros proyectos.

Como sabrás, este es uno de los temas que más me gustan. En mi vida he buscado distintas fórmulas para generar dinero y he creado muchos tipos de negocios con esa idea, diversificar.

El mundo online brinda muchas posibilidades, pero quiero centrarme en aquellas que puedes vincular de una u otra forma a tu negocio:

  • Crea un infoproducto. ¿Por qué no sacarle rendimiento a tus conocimientos de otras maneras? Tanto si ofreces servicios como si vendes productos, crear un infoproducto (que no es otra cosa que un producto digital) es una forma de tener ingresos recurrentes. Un curso, una guía, un webinar… En este artículo te doy más ideas sobre tipos de infoproductos.
  • Ofrece talleres presenciales. Es, además, una forma de vincularte a tu comunidad local y generar lazos. Mira por ejemplo lo que hace Mon Aroma: talleres, showrooms o experiencias para aprender a preparar cremas y cuidar la piel.

  • Monetiza tu blog. Si estás publicas regularmente en tu blog y recibes tráfico, puedes conseguir ingresos con publicidad de terceros (vía Adsense, por ejemplo). Tanto esta idea como la anterior pueden considerarse ingresos pasivos, es decir, ingresos recurrentes que consigues de forma más o menos automática.

Poniendo en marcha acciones paralelas, como estas que te he comentado u otras, consigues generar un extra al mes que te vendrá muy bien para redondear ingresos o para mantener tu negocio, si es estacional o en algún momento pasa por horas bajas.

PROS
  • Más beneficios
  • Si falla una fuente de ingresos, tienes otras.
CONTRAS
  • Requiere más esfuerzo
  • Corres el riesgo de perder el foco de tu actividad principal

Sigue estos 10 pasos para empezar un negocio desde cero

Esta guía está basada en mi propia experiencia después de más de una década emprendiendo, y espero que te haya sido útil. Empieza por definir tu idea de negocio y, sobre todo, asegúrate de que hay una demanda real en el mercado para ella. Luego aterrízala en un plan que incluya el marketing y ten siempre controlada la parte financiera.

A continuación planifica la estructura básica legal y organizativo (equipo, proveedores, colaboradores, etc) de tu negocio. Con eso preparado, puedes crear tu identidad corporativa y salir al mundo: captar tus primeros clientes, hacer crecer tu negocio y diversificar tus vías de ingresos.

·····

¿Crees que me he dejado algo importante en estos 10 pasos? Cuéntame tu experiencia en los comentarios. Y si este artículo te ha parecido útil, usa cualquiera de los botones de abajo para compartirlo con quien creas que pueda necesitarlo.

4.5/5 - (8 votos)

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Digital Lab CP S.L. como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web unavidaonline.com, así como consultar la política de privacidad.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir